El desarrollo de un fuerte comercio mayorista, clave en la mejora económica del sector textil en España

Una de las cuestiones que afectan a nuestra actualidad y de las que estamos más pendientes a lo largo de todo el año es de la situación que vive el tejido industrial y comercial español, que sufrió mucho durante los años que correspondieron a la crisis económica pero que parece que han vuelto a despuntar en los últimos tiempos. No cabe la menor duda de que es fundamental estar informado a este respecto para saber a qué nos enfrentamos en la actualidad o a qué nos vamos a enfrentar más pronto que tarde si tenemos un negocio.

Hemos sido testigos de cómo ha mejorado la salud de las empresas españolas y de cómo va creciendo el número de estas empresas en los últimos años. Casi todos los sectores se han visto beneficiados por esta tesitura, siendo, eso sí, algunos más beneficiados que otros. En los párrafos que siguen os vamos a hablar del sector relativo a la moda y la ropa, que es uno de los que mejor se ha adaptado a los tiempos actuales y que más rápidamente ha conseguido salvar los obstáculos interpuestos por una situación de crisis como la que teníamos en España hasta hace no mucho.

Han sido varios los motivos que han hecho posible que este sector goce en España de esa extraordinaria salud de la que os estamos hablando. A continuación, os comentamos cuáles son los dos que nosotros interpretamos como los más importantes:

  • En primera instancia, ha tenido una especial relevancia la gran adaptación que se ha producido de parte de estas entidades a Internet y al comercio electrónico. Lo cierto es que en esto se sustenta buena parte de la positiva situación que vive el sector de la moda en España.
  • Por otro lado, no cabe la menor duda de que la creación de empresas mayoristas dedicadas a la provisión de este tipo de productos ha sido clave. A más empresas, más competitivos son los precios. Y eso permite que los comercios minoristas vendan a un precio menor (y, por lo tanto, vendan más) conservando su margen de beneficios.

Un artículo publicado en el diario Expansión dejaba clara la veracidad en lo que respecta al crecimiento del sector textil en nuestro país. En concreto, una de sus noticias, publicada en el mes de junio de 2017, aseguraba que el sector textil había crecido en España facturando un total de 18.012 millones de euros, lo cual implicaba un aumento de más del 1’5% sobre los datos que se habían registrado el año anterior. Una buena noticia para el sector y para la economía española, qué duda cabe.

Otra noticia, publicada el año siguiente en la página web del diario El Economista, informaba de que el sector textil español seguía creciendo a toda máquina, facturando un total de 18.097 millones de euros en el conjunto del año 2017. Vemos como las cifras manifiestan un crecimiento constante y que demuestra que la crisis ya se ha dado por finalizada en un sector que es uno de los que marca el devenir del conjunto de la economía de este país.

La incipiente creación de un comercio mayorista en torno al sector textil ha sido clave para que esta actividad no solo haya vuelto a ser productiva, sino para que el nivel de facturación del conjunto de la misma haya crecido de una manera importante. Hemos charlado, hace apenas unos días, con los responsables de un negocio como lo es Liquistocks, especializado en la venta de lotes de diferentes tipos de productos entre los cuales se encuentran ropa y calzado, y nos han comentado que el volumen de trabajo que han tenido en el último año no ha tenido nada que ver con el que poseían durante los tiempos de crisis.

¿Cuál es el futuro de este tipo de negocio?

Muchas personas se preguntan qué va a ser de este tipo de negocio en el futuro. La economía es cíclica y, tarde o temprano, llegarán momentos de vacas flacas. Prepararse para enfrentarse a esos momentos es de especial importancia en los momentos en los que nos encontramos. Y, desde luego, aprovechar estos años para adaptarnos a un entorno como lo es el del comercio electrónico es de una importancia sublime. Quien no lo haga, puede dar por muerto su comercio. No hay dudas al respecto.

El comercio en Internet, que es uno de los dos puntos que os hemos descrito como fundamentales anteriormente, es la clave para enfrentarnos a todos los problemas que podamos tener en un futuro. Desde luego, está claro que la tendencia que va a seguir la gente es a comprar sin salir de casa, que es mucho más cómodo, nos permite ahorrar tiempo y también dinero en los desplazamientos. Trabajar desde esa perspectiva es la única manera segura de salvaguardar nuestro negocio.

Internet, el nuevo medio elegido por los minoristas para comprar al por mayor

No hay mejor truco de belleza y para sentirse cómodo con uno o una misma que apostar por la ropa que de verdad nos gusta. Las prendas son la clave para cuidar de nuestra imagen y de todos esos aspectos que nos hacen sentir bellas y bellos ante cualquier tipo de persona y en cualquier tipo de situación. Y es que no cabe la menor duda de que elegir nuestro estilo de ropa es uno de los factores más importantes a la hora de construir nuestra imagen y destacar entre los demás. Es algo que se ha convertido en habitual entre mucha gente en los tiempos que corren.

El de la moda ha sido uno de los sectores que ha sufrido menos durante la crisis económica que se ha producido en los últimos años. Y lo ha sido porque es el que ha sido más capaz de reinventarse a pesar de todos los varapalos que se han ido produciendo a nivel económico en España. No solamente la variedad de sus productos ha ido cambiando de una mayor manera en los últimos años, sino que, además, ha sido capaz de transformar su modelo de negocio en muy poco tiempo.

¿Y en qué ha transformado la moda su modelo de negocio? El comercio electrónico ha tenido mucho que ver en este asunto. Así lo han hecho saber numerosos medios de comunicación, como por ejemplo el portal web Modaes, que aseguraba, en un artículo publicado en noviembre de 2018, que el ecommerce del sector se había disparado en un 46% solo durante el año 2017. Un dato como este refleja, a las claras, la potencia de una actividad como esta en los momentos que corren.

Otro artículo, en este caso publicado en el diario El País, informaba de cómo compran moda las españolas. Según esta noticia, lo que hoy prima es ahorrar tiempo y dinero. Y eso explica la apuesta que se viene haciendo en lo que tiene que ver con el ecommerce en España. Esto ha supuesto un cambio en lo que respecta a la tendencia de las consumidoras en España. Y lo decimos en femenino, sí, porque son ellas las que han propiciado ese cambio en una mayor proporción. Y es que, en efecto, es evidente que ellas tienen una gran parte de la culpa de la evolución de este modelo de negocio en los últimos años.

El comercio electrónico ha revolucionado de un modo total el comercio dedicado a la venta de ropa, en general. Pero ha habido un subsector de este campo que ha encontrado en Internet la manera perfecta de desarrollarse todavía en una mayor medida. No es otro que el que tiene que ver con la ropa femenina. Así nos lo han contado desde HHG, una entidad dedicada a la venta de ropa de mujer al por mayor y cuyos profesionales nos han comentado que, de un tiempo a esta parte, ha crecido el número de negocios minoristas que confían en la red para adquirir el tipo de productos ideales para su modelo de negocio.

Una tendencia que sigue al alza

La idoneidad de este tipo de negocio en la red, sumado al momento económico expansivo en el que parece que nos encontramos, ha provocado que sean muchos los comercios de ropa que estén viviendo uno de los mejores momentos de su historia. Y eso se está notando en los datos que nos está dejando el sector, que son los mejores en años y que tiene pinta de que se van a seguir manteniendo durante, al menos, un tiempo más.

Son muchos los negocios que se han visto beneficiados de todo lo que venimos hablando hasta el momento. Desde luego, no cabe la menor duda de que, gracias al comercio electrónico, muchas tiendas han encontrado la manera de darse a conocer ante un público al que, de otro modo, no tendrían acceso de ninguna de las maneras. Y es que está claro que la red es un elemento de una utilidad tremenda en lo que a negocio e imagen se refiere. A nadie le cabe duda alguna al respecto.

De cara a los años que están por venir, es evidente que tenemos que tener en cuenta que Internet va a seguir siendo un medio de lo más eficaz para tratar de mantenerse vivo en lo que al negocio de la moda respecta. Aunque los datos avalan la actividad de las empresas de este sector, está claro que nadie puede relajarse. Cada día hay una mayor competencia y eso se puede traducir en problemas de primera magnitud si la situación económica empieza a fallar de nuevo, como ya hiciera en el año 2008.