El turismo apuesta por Sevilla

No es cuestión de hacer una clasificación, pero está claro que Sevilla es una de las ciudades más bonitas de España. Solo San Sebastián o la Barcelona más clásica pueden estar a la altura. Por eso no nos extraña que los datos digan que el turismo apuesta por la capital andaluza. Los datos así lo dicen. El número de turistas alojados en establecimientos hoteleros y apartamentos de la ciudad de Sevilla en el primer semestre de 2019 aumentó un 6,25 por ciento en su comparación con el mismo periodo (enero-junio) del año pasado, hasta 1.556.946, y sus pernoctaciones lo hicieron un 9,12 por ciento, con 3.374.846, para quedar la estancia media por encima de la barrera de 2 días –en concreto, 2,17–.

Francia se mantuvo como el principal mercado extranjero para Sevilla entre enero y junio pasados, con 121.530 viajeros alojados (el 11,23 por ciento más), seguido por Italia, con 106.141 (+29,76 por ciento). Y es así como Sevilla es el destino favorito para los turistas extranjeros. Con respecto al mercado español, la propia comunidad de Andalucía fue el principal mercado para Sevilla, con 225.633 turistas y un 3,30 por ciento de incremento, y la de Madrid, como es habitual, fue el segundo, con 166.007 y un 4,08 por ciento más.

Ahora bien, Sevilla intenta captar también al famoso turista oriental y de Estados Unidos, que según las estadísticas es el que se deja bien de dinero. Así, el Ayuntamiento de Sevilla está interesado en potenciar este segmento turístico, el de larga distancia, porque proporciona al destino un mayor gasto por visitante y aumenta la estancia media. Se está trabajando en lograr un vuelo con Nueva York y también se negocia para conseguir otras conexiones con Pekín y también Estambul. Japón, China y en menor medida Canadá son los mercados que han experimentado un mayor crecimiento. “Si bien en volumen la mayoría de turistas de larga distancia llegan a Sevilla procedentes de Estados Unidos”. Así nos lo comentan desde el Hotel Merce Sevilla, un hotel de lujo de la ciudad hispalense y que recoge a un buen número de turistas.

Qué ver en Sevilla

¿Qué encuentran los turistas en Sevilla? Pues la respuesta es fácil. Un sinfín de monumentos, de estampas preciosas y de buena gente. La Catedral de Sevilla es el primer lugar a visitar en nuestra lista de cosas que ver en Sevilla en un fin de semana. ¿Por qué? Primero porque es la catedral gótica más grande del mundo, y el tercer templo católico detrás de San Pedro del Vaticano y la Iglesia de San Pablo en Londres. Su precio es de entrada : adultos: 9 € y reducida 4€ (estudiantes <26 años, pensionistas). Gratuita para nacidos o residentes en Sevilla capital y provincia.

La Giralda es la torre campanario de la Catedral. En el momento de finalizar su construcción fue considerada la torre más alta de todo el mundo, rozando los 100m de altura. Hoy en día, la Giralda no sólo es un símbolo de la visita a Sevilla, sino uno de los monumentos más importantes de toda Andalucía. La torre está hecha con dos cuerpos unidos que muestran la fusión de culturas que caracteriza tanto a la ciudad.

La Torre del Oro tiene una altura de 36 metros, y se sitúa al lado de la Plaza de Toros de la Real Maestranza, a orillas del río Guadalquivir. Es otro punto clave en tu visita a Sevilla, así que no la dejes pasar por nada del mundo. Su precio es de  tres euros para adultos, 1.5€ precio reducido. La entrada los lunes es gratuita.

No hace falta disponer de mucho tiempo para recorrer los jardines más conocidos y queridos de la ciudad como los Jardines de Maria Luisa, que fueron donados a los sevillanos por María Luisa Fernanda de Borbón en 1914. Un desvío de su avenida central nos lleva hasta la estatua de Bécquer, costeada por los hermanos Álvarez Quintero cediendo los derechos de autor de su comedia  La rima eterna. Lo más recomendable, antes de entrar en la aledaña Plaza de España, es dejarse perder por sus laberínticos caminos, estanques, fuentes y abundante vegetación.

Busca tu provincia

¿Quién no ha buscado en la Plaza de España el banco de su provincia de origen para fotografiarse en la estampa colorista que ofrece su azulejería regional? Proyectada para la Exposición Iberoamericana de 1929 por el arquitecto Aníbal González , mantiene en pie toda la galantería y el halo romántico que han hecho de ella un espacio absolutamente único. Paseos en barca y puestos de barquillos ideales para un día soleado de otoño.  Sin duda, un lujo para la vista.

Si quieres un poco de cultura, el museo de Bellas Artes, es el más relevante de Sevilla es también la segunda pinacoteca de España, con una valiosa colección de pintura de la escuela barroca (Zurbarán, Murillo y Valdés Leal). No te lo puedes perder.

El Real Alcázar de Sevilla es el nombre que tiene el palacio de la ciudad, construido «a plazos» según la época histórica. Comenzó su edificación durante la Edad Media, siguió su construcción durante la época islámica y después tras la conquista cristiana. Su importancia es tal que durante el año pasado se convirtió en el sexto monumento más visitado de toda España.

Un barrio especial

No te puedes ir de Sevilla sin visitar el barrio de Triana. Cruzando su famoso puente, llegamos a un lugar de gran tradición, con impresionantes vistas al río y un mercado de abastos peculiar. El tiempo parece no pasar en Triana, lugar al que recomendamos visitar por lo menos medio día. Puede que no tenga grandes monumentos ni enclaves turísticos, pero merece la pena pasear sus calles, ir de tapas, y ver el ambiente que engloba un lugar mágico.

Esto son solo algunos ejemplos de cosas que ver en Sevilla. Otro día analizaremos también su oferta gastronómica y de fiesta. Y es que no te puedes ir de la ciudad sin conocer su famosa Feria de Abril.

Deja un comentario