El procurador: el mejor remedio para los interminables procesos legales

El procurador: el mejor remedio para los interminables procesos legales

La actividad de las empresas está más mirada con lupa que nunca y los emprendedores tienen que acostumbrarse a lidiar con ello, teniendo en cuenta que los procesos jurídicos españoles están repletos de trámites legales que hay que solventar con la mayor rapidez con el propósito de que la actividad de la empresa pueda estar ajustada a la legislación cuanto antes. Ni que decir tiene que los trámites de los que venimos hablando pueden ser tediosos y que no cabe duda de que alargar procesos solo traerá perjuicios para la actividad habitual de nuestra empresa.

Pero, ¿cómo lidia una entidad como de las que estamos hablando contra todo un ‘tinglado’ judicial? La mejor de las recomendaciones que os podemos dar es que ajustéis el proceso lo máximo posible: que presentéis cada requerimiento y cada documento lo antes posible, en el mismo día en el que os lo soliciten o, como máximo, al día siguiente. ¿Cómo conseguirlo? Una figura como la del procurador es realmente importante para hacerlo posible. Sin él, todos los procesos se pueden hacer tan largos como una vida. Y eso, como decimos, va en contra de nuestros intereses como emprendedores.

Fijaos en lo que apunta una noticia publicada en la web de Alternativa Emprender, que asegura que los aspectos jurídicos tienen una gran importancia en el nuevo proyecto empresarial. Y es que, si para una empresa que lleva años en el mercado ya es difícil, largo y tedioso enfrentarse a un proceso legal, imaginaros cómo lo puede llegar a ser para una entidad que tiene intención de fundarse en fechas próximas y que tiene una cantidad de papeleo ingente que resolver para ello. La burocracia siempre ha sido uno de los males de este país, poca gente se atreve a discutirlo. Y estos son los mejores ejemplos de ello.

Uno de los modelos de negocio que viene adquiriendo una mayor popularidad en los últimos tiempos es el que está ligado al comercio electrónico. Eso implica cumplir con normativas legales ligadas al ecommerce, tal y como indica una noticia publicada en la web Observatorio Ecommerce. Desde luego, no cabe la menor duda de que, teniendo en cuenta lo que se valora poder comprar desde casa y los beneficios que aporta eso a una empresa, las entidades de este tipo necesitan de una manera urgente que se resuelvan todos los requisitos legales para poder hacer frente a esa rama de negocio.

Uno de los mayores inconvenientes que tienen las empresas a la hora de realizar su actividad es hacer frente a los requisitos legales que plantea el sistema español. Por eso, uno de los servicios que suelen estar demandando con fuerza los emprendedores en los tiempos que corren es el del procurador. Eso es lo que nos han indicado desde Sevilla Flores, procuradores en Lorca, cuyos profesionales nos indican que ha crecido en más de un 30% la contratación de este tipo de profesionales para las empresas. Y es que ahora somos mucho más conscientes de las ventajas que ocasiona disponer de un profesionales que agilice todos los procesos legales.

Un pequeño gran cambio

El cambio que implica disponer de un procurador es tremendo, mucho más grande que el que nos pudiéramos imaginar en un principio. Aunque es cierto que se trata únicamente de un asunto que ejerce una persona en un momento concreto, la diferencia entre disponer de él o no es muy grande. Y no cabe la menor duda de que es imprescindible poder disponer de él. Veremos cómo, de ese modo, crece la rapidez con la que resolvemos cualquier asunto en un juzgado.

Hay muchas empresas en España que disponen de esta figura y que ya nos pueden contar, en primera persona, los efectos de una decisión como la que os estamos recomendando. Ese debe ser el camino a seguir por todas las entidades españolas y la manera más usada para agilizar los procesos que tengan que pasar por un juzgado. Y es que en España vamos a seguir poniendo tramas burocráticas a todo, que nos quede claro. Quien no encuentre la manera de competir contra ellas, que se vaya preparando para verse engullido por el sistema legal español. Le deseamos la mejor de las suertes… porque, en caso de no optar por el procurador, la va a necesitar.

La verdad es que hay que apostar por esos pequeños cambios que traen grandes ventajas para las empresas y su día a día. De no ser por esos cambios, muchas de ellas estarían todavía sumergidas en procesos más propios del siglo XX que de la actualidad en la que debemos movernos en los tiempos que corren. Los pequeños cambios traen grandes avances y el procurador es el protagonista de una ecuación que sigue estas características. Por eso, siempre es idóneo disponer de uno de ellos en nuestro bando.

Deja una respuesta