Acondicionar el hogar para los abuelos, una forma de protegerlos

Acondicionar el hogar para los abuelos, una forma de protegerlos

Las personas de la tercera edad, deben ser prioritarios en todas las familias, no solamente porque se encuentran en una posición vulnerable por su edad, sino porque suelen ser el corazón del hogar. Los abuelos, son fundamentales para los niños, y por supuesto, para sus propios hijos. Por ello, no solamente basta con ayudarlos en las tareas del hogar, cuidarlos, que tengan la atención médica que requieran, sino que una forma de protegerlos, es acondicionar el hogar para que se adapte a las necesidades propias de una persona mayor.

Quienes están entrando o ya se encuentran en la tercera edad, son propensos no sólo a complicaciones de salud, derivadas -claramente- de su edad, sino también a accidentes que se pudieran evitar, sin se realizan algunas modificaciones en el hogar, haciéndolo más seguro para ellos, y que a su vez, les permitan mantener su autonomía el mayor tiempo posible.

Para entender estas modificaciones que podríamos necesitar para proteger a nuestros seres queridos, contamos con la guía de Cuidado en Casa, una empresa especializada en servicio de atención domiciliaria para personas mayores y quienes con su experiencia en el rubro, son los indicados para explicarnos cómo debemos realizar estos cambios en casa para poder atender y cuidarlos efectivamente.

Los espacios del hogar

Las propiedades, sean grandes o pequeñas, cuentan con diferentes habitaciones o espacios que necesitan una serie de modificaciones que sirvan para mantener la autonomía de las personas mayores, de forma que sean seguras, pero que a su vez, les brinden la oportunidad de sentirse cómodos en todos los espacios.

Por ello, compartiremos algunos consejos con los que podremos mejorar nuestro hogar, de forma que nuestros seres queridos puedan mantenerse activos y que puedan compartir con el resto de la familia en todos los espacios:

El baño

El baño es uno de los lugares que requiere de especial atención cuando se tiene a una persona mayor en casa, pues el 66% de los accidentes ocurren en este espacio. Para poder evitar, o por lo menos, disminuir las probabilidades de que se hagan daño, acondicionar esta habitación es fundamental y estos son los aspectos que debemos tomar en cuenta:

  • Ducha: Cuando se tiene una persona mayor en casa, las duchas son mucho más seguras que las bañeras. El espacio de la ducha debe ser lo suficientemente grande para una segunda persona, también se recomienda la colocación de un asiento de ducha y de un plato de ducha antideslizante. Si no se dispone de plato de ducha se aconseja colocar alfombrillas antideslizantes dentro y fuera de la ducha. Como también es recomendable instalar una silla para colocar la ropa.
  • Barras de apoyo: El material de las barras de apoyo deberá ser de aluminio o acero inoxidable, estas deberán estar sujetas a la pared a una distancia entre 1.10 a 1.30 metros de altura.
  • Inodoro: Subir la altura del asiento del inodoro es una buena opción que favorece la salud de las rodillas, lo recomendable es que sea entre 45 a 50 centímetros.
  • Sistema de alerta: Aun contando con todas las modificaciones, los accidentes ocurren, por lo que instalar un sistema de alerta puede ser de mucha ayuda, se pueden integrar timbres, alarmas y botones de emergencia.

El Dormitorio

En un dormitorio accesible y planificado para una persona mayor, se deben dejar espacios amplios, limpios, organizados, para que la persona pueda moverse lo más libre y cómodo posible. Se recomienda colocar un lado de la cama pegada al muro, para evitar caídas, dándole así más seguridad al adulto mayor. Además de procurar que los artículos que existan en su habitación estén siempre a su alcance.

Se recomienda tener un interruptor de la luz en la entrada del dormitorio y otro cerca de la cama. Los interruptores de la luz deben ser visibles en la oscuridad. También es recomendable instalar persianas eléctricas para evitar el esfuerzo de levantar una persiana de forma manual.

La cama debe adaptarse a la persona que la utiliza. No tiene que ser demasiada alta, ya que podría provocar caídas, pero tampoco debe ser demasiado baja, para evitar el riesgo de que se tenga que agachar demasiado o tenga dificultades para levantarse. Las camas eléctricas son muy recomendables, ya que facilitan el acceso a la hora de acostarse y levantarse.

La Cocina

La cocina es otro espacio en el que hay riesgos de caer o sufrir una lesión. Para evitar accidentes, es necesario hacer algunos ajustes en los siguientes aspectos:

  • Electrodomésticos y Estufa: Lo ideal es instalar una cocina de inducción, la cual evita posibles quemaduras ya que solamente calienta el recipiente y no la superficie, pero que además hace más cómodo el movimiento de las ollas. Los electrodomésticos deben ser de fácil mantenimiento, sencillos de manejar y preferiblemente con puertas laterales.
  • Gabinetes y Alacena: Cambiar las puertas de la alacena por unas correderas reducirá el riesgo de que surjan accidentes por golpes o lesiones por jalar puertas atoradas. También deben colocarse luces en los armarios oscuros para ver mejor su contenido
  • Detectores de Humo: Este artículo es una medida preventiva, pues como mencionamos antes, los accidentes, por más que se intenten evitar, ocurre. Por lo que contar con un detector que pueda avisar si hay humo en el espacio, permitirá a los habitantes actuar antes de que ocurra algo mayor.

El salón o sala de estar

Este es el espacio donde más tiempo comparten los mayores, donde suelen realizar sus actividades o reciben visitas, por lo que es importante que ellos se sientan cómodos al movilizarse en él.

Los sofás cómodos y ergonómicos son mejores para las personas de la tercera edad, ya que facilitan la comodidad y bienestar de la persona mayor, no tienen que ser ni muy altos o bajos, sino que faciliten el poder sentarse y levantarse cuando lo necesiten.

Se recomienda que el salón cuente con un teléfono inalámbrico, pues le permitirá al adulto tenerlo siempre a la mano, de forma que no se preocupe en llegar rápidamente para atender, y así evitar posibles caídas. Lo importante es mantener despejada la sala, con espacio suficiente que facilite el paso del mayor, con mayor razón si cuenta con silla de ruedas

Los Pasillos

Lo ideal es que los pasillos, estén siempre libres de objetos y obstrucciones previendo sillas de ruedas y andaderas, las alfombras deben incluir antideslizante. Si la casa tiene escaleras, se debe instalar un barandal de aluminio o metal para prevenir accidentes. También deben contar con una buena iluminación que abarque todo el espacio.  Y en el caso de tener rampas o escaleras, hay que cuidar que el pasamano sea de un material suave al tacto y bien instalado para dar seguridad y confianza.

La iluminación general

La buena iluminación es importante para poder divisar obstáculos, especialmente para personas con visión reducida. La tecnología nos da la posibilidad de manejar luces y otros objetos eléctricos con mandos a distancia, o con sensores de movimiento que permitan que las personas mayores tengan visibilidad a medida que se mueven.

Contar con una buena iluminación natural es fundamental, pero en el caso de tener a una persona mayor en casa, la luz artificial debe funcionar a la perfección, los interruptores preferiblemente deben tener alguna señalización, que puede ser con pegatinas fluorescentes que los haga visibles en la oscuridad.

Las Puertas

Estas deben ser ligeras y eso se controla con el tipo de herraje o mecanismo utilizado. Se recomiendan las correderas, para facilitar la maniobra de las personas mayores. A su vez, lo ideal es contar con puertas anchas, que permitan el acceso cómodo de sillas de ruedas.

En este particular, hay que acondicionar las puertas de todos los espacios a las que el adulto mayor tenga acceso, de forma que pueda hacerlo cómodamente. A su vez, darle prioridad a las puertas del baño, que como mencionamos en el apartado dedicado al baño, es uno de los lugares más propensos a los accidentes, por lo que es importante atenderlo especialmente.

Los Suelos

Suelos antideslizantes para evitar resbalones y caídas es fundamental, estos pueden ser de concreto, piso laminado, vinilo o linóleo, cerámico. Deben evitarse el encerado o cualquier otro tratamiento que aporte brillo y suavidad excesiva a los suelos.

La adaptación del hogar a las necesidades de las personas mayores no tiene por qué ser un proceso inmediato y radical. De hecho, lo más recomendable es ir implementando estos cambios conforme vayan apareciendo esas nuevas necesidades de manera que esta transformación no resulte traumática, pero siempre siendo prevenidos para evitar los accidentes.

No olvidemos que a edades avanzadas cualquier modificación en los hábitos o en el entorno puede tener consecuencias a nivel psicológico y emocional. Sin embargo, evitaremos este impacto negativo si actuamos de manera progresiva y de acuerdo a las particularidades de cada momento.

Cuando nuestros seres queridos envejecen debemos proporcionarles todas las comodidades con el fin de que puedan mantener el máximo tiempo posible su independencia y puedan seguir viviendo en el entorno que le resulta más cómodo y gratificante, formando parte activa de su familia, disfrutando del descanso y tranquilidad que se merecen.

Deja una respuesta