¡No te conviertas en víctima de la operación bikini!

¡No te conviertas en víctima de la operación bikini!

El verano llega y con él, la operación bikini. Así, mujeres de todas las edades se preparan para las interminables dietas y ya comienzan a sentir la presión por mejorar su peso y apariencia física para las fotos en la playa. Pero imagina que pudieras preocuparte solo por ir a la playa y disfrutar del sol y el buen clima.

Y es que ¡Sorpresa! La operación bikini no es la mejor solución para perder peso de forma saludable. Esta se trata de esperar a que el verano se esté asomando para apresurarnos a adelgazar hasta conseguir un cuerpo perfecto que encaje en un bikini unas cuantas tallas menos de la que de verdad somos.  Así, lo hacemos todo con prisa, optando por dietas milagrosas y exigiéndonos demasiado en esta pérdida de peso exprés. Finalmente, lo único que terminamos logrando es causar efectos negativos en la salud y en nuestro autoestima.

De hecho, en cuanto al éxito de la llamada «operación bikini», los datos no son favorables. Según los especialistas en psicología del equipo Terapia Psi se estima que seis de cada diez personas fracasan, mientras que alrededor del 70% recupera pronto los kilos que había perdido.

Acompáñanos a ver los efectos negativos de la popular “operación bikini” y como no caer víctima de ella.

Efectos negativos de la operación bikini

Los expertos en psicología explican los efectos negativos de la operación bikini diciendo: «es fundamental que esta puesta a punto no se convierta en una contrarreloj angustiosadonde pretendamos tomar atajos para tener de la noche a la mañana un ‘cuerpo perfecto’ desde el punto de vista estético». Esto porque puede llevarnos a momentos de sacrificio que terminan transformándose en:

  • Frustración
  • Malestar
  • Impotencia
  • Baja autoestima
  • Abandono

Para evitarlo, los especialistas en materia más bien recomiendan optar por un estilo de vida más saludable «de amor a uno mismo, donde la meta sea el bienestar físico y mental, dejando de lado las prisas, y poniéndonos en manos de profesionales adecuados».

Claves para un estilo de vida saludable contra operación bikini

La doctora Carina Gimeno Uribes, jefe de equipo en Nutrición Clínica del Hospital Quirónsalud, nos facilita algunos consejos para adelgazar sin caer víctima de la operación bikini:

  • Fijar una meta realista y flexible

Debes tener en cuenta que se trata de modificar nuestro estilo de vida para ponernos en forma,  no en obsesionarte con perder peso o centímetros.

  • Seguir una dieta equilibrada y baja en calorías

«El tratamiento más efectivo es una dieta hipocalórica equilibrada, con los elementos característicos de la dieta mediterránea», apunta la nutricionista.

Además, se aconseja evitar el consumo de azúcares simples, que encontramos en refrescos y golosinas, así como de alimentos muy grasos.

  • Practicar ejercicio físico diario

Es importante que incluyamos ejercicio aeróbico cada día con actividades como:

  • Bicicleta
  • Andar rápido
  • Natación
  • Tenis
  • Baile

«Lo más importante es adquirir hábitos adecuados de actividad física y alimentación que nos permitan mantener la reducción del peso conseguido a largo plazo»

Esto no solo para mantenernos en forma, sino también para evitar todos aquellos problemas de salud relacionados con la falta de ejercicio, como son:

  • Diabetes
  • Presión arterial alta o hipertensión
  • Hiperlipemias en la sangre
  • Problemas en las articulaciones
  • Depresión
  • Problemas cardiovasculares
  • Muévete

Si no es lo tuyo apuntarte al gimnasio o practicar algún deporte, al menos tienes que intentar incluir algo de actividad física en tu rutina. Por ejemplo, te recomendamos que hagas pequeños cambios en tu rutina como salir a trotar o hacer alguna actividad física por al menos media hora.

Igualmente, si tienes la oportunidad, ¿por qué no subes por las escaleras en lugar de hacerlo por el ascensor? Si trabajas sentado durante 8 horas, intenta levantarte de la silla de la oficina, al menos cada hora, y aprovecha para ir andando a buen ritmo al trabajo o casa.  

  • Acudir a tratamiento con apoyo profesional

En caso de querer lidiar con un problema de obesidad, los expertos coinciden en que es algo que debe tratarse con un especialista calificado que te recomienden el tipo de tratamiento, médico o quirúrgico, que se adecue más a ti.

  • Evitar dietas milagrosas

Esto, principalmente, porque no existen las dietas «milagro».  No existe ningún fármaco en España aprobado para el tratamiento específico de la obesidad, ni tampoco un método que elimine kilos de más en pocos días. Más bien, los productos y tratamientos que prometen estos resultados suelen poner en riesgo tu salud. Por eso, es recomendable acudir a la consulta del nutricionista para que nos guíe sobre cómo tratar nuestro caso concreto.

  • No comer con estrés ni preocupación

No solo se trata de evitar utilizar la comida como medicina para el estrés o la ansiedad de tu mismo proceso de dieta; si no también  de no comer los alimentos de tu dieta sintiéndote culpable de hacerlo o preocupada por lo que estén representando para tu meta de bajar de peso.

  • Haz 5 comidas, ¡ni una menos!

Uno de los errores más comunes, cuando se siguen dietas, o la famosa operación bikini, es saltarse comidas o buscar dietas milagro sin la supervisión de profesionales en nutrición o de la salud.

No obstante, hay que tratar de comer 5 veces al día: 3 comidas y 2 picoteos programados para sentirte con energía y saciado/a sin llegar a la hora de la comida con hambre de más. 

Igualmente, debes consultar con tu experto en nutrición para determinar el patrón alimenticio más adecuado para ti.

  • No se trata de prohibir alimentos

Prepara menús para la semana y planea qué comer en cada ocasión, y también los días que comerás fuera de casa. En la planificación de los menús asegúrate de comer al menos 5 raciones de fruta y verduras diarias. Come variado y recuerda no excluir ningún nutriente: hidratos, proteínas, grasas y fibra, todos son importantes. Todo esto sin olvidar las legumbres, muy importantes. Y por supuesto, permítete algún antojo de vez en cuando, te aseguramos que no afectará el logro de tus metas.

  • Regálate un capricho

Olvídate de la operación bikini, de las exigencias y disfruta del verano. Si un día de manera puntual o por alguna ocasión especial, te apetece un capricho, permítetelo. Tómate estos caprichos como una recompensa, y eso sí, trata de que no se conviertan en rutina. 

  • No abuses

Hablando de permitirnos caprichos, debes cuidar no abusar de ningún alimento, sobre todo si es clórico o tiene mucha azúcar. Intenta controlar la ingesta de azúcares añadidos y alimentos muy grasos y trata de dejar de lado las bebidas alcohólicas (que además de calorías vacías, te aportarán dolores de cabeza).

Alimentarnos sano y variado no es aburrido, siempre que sepas elegir los ingredientes y combinarlos entre ellos. Hay un sinfín de recetas que puedes probar y que además de saludables, son muy deliciosas y variadas. Solo tienes que cambiar un poco tu mentalidad y aprender a hacer cambios inteligentes en tu menú.  

  • Hidrátate

El agua es fundamental en cualquier dieta. No existe una cantidad mínima diaria, pero sí se recomienda beber sobre dos litros, lo equivalente a ocho vasos de agua. 

  • Descansa

Si nos mantenemos activos y hacemos ejercicio frecuentemente, también debemos disfrutar de un buen descanso. Es necesario descansar bien para reponer energías y afrontar la jornada, siendo que el tiempo más recomendable son al menos siete u ocho horas de sueño al día. 

  • Alejarte de las emociones negativas.

Es necesario cuidar nuestras emociones con ejercicio, meditación y concediéndonos premios por conseguir nuestros objetivos. Eso sí, los premios deben ser, por ejemplo, dedicarnos tiempo a nosotros mismos o en estar con personas que nos alegran, en lugar de regalarnos comidas hipercalóricas.

  • Antes de abandonar, escribir primero las razones

En esos momentos de debilidad, siéntate y refleja en una hoja de papel las razones por las que no quieres seguir con el plan. Cuando termines de escribir, de seguro que encontrarás más argumentos para continuar que para dejarlo.

  • Continúa, aunque falles

Este es sin duda el consejo más importante. No descuides tu salud ni tu alimentación. No pasa nada si algunos días te tomas un capricho mayor, o a veces quieres abandonar, lo importante es siempre seguir con tu dieta equilibrada. Recuerda que no solo es una cuestión de bajar de peso, sino de cuidar nuestra salud.

Como ves, no caer víctima de la operación bikini no es complicado. Simplemente recuerda estos consejos y comprométete contigo mismo a acudir a los especialistas para contar con su asesoría, planificar tus comidas de la forma más saludable posible, incluyendo frutas, verduras, fibras y proteínas y eliminando lo más que puedas las calorías y los azúcares. Además, no olvides disfrutar tu proceso, probando recetas nuevas, variadas y deliciosas llenas de verduras, legumbres y cereales, que incluso sientan tan bien para el verano, como por ejemplo los veggie bowls que tan de moda están ahora y que son tan refrescantes para las altas temperaturas.Te aseguramos que con paciencia, mucho ejercicio y compromiso con tu dieta ideal, lograrás bajar de peso sin poner en riesgo tu salud, ni la diversión del verano.

Deja una respuesta