Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El agua del mar ayuda a mejorar la sensación de bienestar

shutterstock_1909038721(FILEminimizer)

Es aconsejable ir a la playa a primera hora de la mañana, para evitar la franja de mayor calor y en la que la radiación solar es más intensa. Te encantará la tranquilidad que transmite el sonido del mar o lo favorable que resulta la brisa marina.

La playa supone un lugar ideal para desestresarse y descansar. El fisiólogo francés René Quinton decía que el agua del mar servía para equilibrar las carencias del plasma de las células, curando con ello enfermedades como la desnutrición, el cólera, problemas en el aparato digestivo o la artritis. René llegó a crear y comercializar un producto que es el plasma de Quinton.

Los beneficios de bañarse en el mar son los siguientes:

Mejora la circulación

El agua estimula la circulación de la sangre, por lo que es recomendable en casos de personas con este tipo de problemas.

Bueno para la piel

El mar mejora la hidratación de la piel, porque ayuda a la reposición de minerales, sobre todo, de magnesio. También elimina las toxinas de la piel y actúa como un exfoliante natural.

Una investigación de la Escuela de Medicina de Nippon (Japón) comprobó que el agua del mar acelera el proceso de curación de las pieles dañadas por problemas como la dermatitis, porque contiene sal y potasio.

Una portavoz de la Asociación Británica de Dermatólogos explica que “el agua de mar tiene propiedades antisépticas y puede reducir una infección asociada con el eczema. También puede ayudar a curar la piel”.

Muchas personas se preocupan por los posibles microorganismos dañinos para la piel que pueda contener el agua del mar. “Afortunadamente, el riesgo de adquirir enfermedades bañándonos en el agua del mar es muy bajo. Es más fácil en aguas estancadas o lagos. Además de las conocidas picaduras de medusa, ciertas larvas o corales pueden producir reacciones urticariales si contactamos con ellas; los granitos o ronchas que aparecen suelen picar, pero son transitorias y raramente dejan cicatriz.», informa la Dra. Lorea Bagazgoitia

Se respira mejor

Las personas con dificultades respiratorias o asma pueden respirar mejor en la playa, porque se relajan los músculos del pecho que rodean los pulmones.

Los profesionales de Air Quality Prosescan explican que el aire está cargado de iones negativos que aumentan la absorción de oxígeno en los pulmones.

Relajación

Bañarse en el agua del mar ayuda a reducir el estrés, ya que se estimula la serotonina y esto ayuda a mejorar la sensación de bienestar.

Antiestrés

El ritmo de las olas y los sonidos que producen al romper contra la arena nos proporcionan una sensación de paz. Un baño en el mar es beneficioso para personas que padecen de estrés y ansiedad.

Se duerme mejor

La playa ayuda a aliviar tres factores clave que inhiben el sueño: altos niveles de estrés y ansiedad, falta de fatiga física y desequilibrios hormonales. Este lugar es idóneo también para las personas que padecen insomnio.

Beneficios del sol

Es necesario protegerse frente a los riesgos que puede suponer la exposición solar, pero es aconsejable tomar el sol con moderación.
Los dermatólogos explican que la exposición al sol aporta a nuestro cuerpo vitamina D, que es esencial para tener unos huesos fuertes.

También produce un aumento de endorfinas, es decir, hormonas que producen sensación de bienestar. Aunque nunca debemos olvidar aplicar un factor de protección antes de tomar el sol.

Beneficios de la arena

Es un exfoliante natural que ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Los expertos explican que andar descalzos por la arena estimula las terminaciones nerviosas y fortalece los músculos de los pies.

Un estudio centrado en practicar deporte sobre la arena, los investigadores descubrieron que caminar sobre la arena tiene un “efecto profundo en la energía y la mecánica de nuestra locomoción”.

Además, caminar por la playa tiene muchos otros beneficios, porque los músculos y tendones trabajan más para adaptarse a la arena. Con una caminata por la playa se consume entre un 20% y un 50% más de calorías que con un paseo normal.

El diario El Confidencial informa que «las molestias de espalda, provocadas en su mayoría por el sedimentarismo y las malas posturas ante el ordenador, mejoran con largos paseos por la playa. Para colocar tu columna correctamente, nada mejor que situar los pies adecuadamente sobre el suelo para enderezar toda la espalda. Y eso se consigue de forma natural simplemente caminando por la playa».

Otro de los beneficios es que se reduce el riesgo de lesiones, caminar por la playa resulta más fácil para las articulaciones, lo que previene lesiones y ayuda a aumentar la fuerza.

Sin embargo, si lo que te gusta es correr, hazlo por la arena dura para evitar lesiones. En la playa se pueden realizar múltiples actividades saludables como surfear, jugar con las raquetas o construir castillos de arena con los hijos.

Comparte este post con tus amigos