Cómo ha afectado el COVID-19 a las empresas de transportes

Cómo ha afectado el COVID-19 a las empresas de transportes

El coronavirus ha cambiado todo el mundo. Parece mentira que un virus tan pequeño haya podido hacer tanto daño a todo un planeta. Ni las guerras mundiales provocaron el caos que el coronavirus ha causado en nuestras vidas. Y es que ninguno de los sectores se ha salvado. Hoy queremos hacer un análisis de cómo ha afectado a las empresas de transportes.

Mucho se ha hablado y se ha aplaudido a los trabajadores del sector sanitario. Médicos, enfermeros, celadores, auxiliares han dado más del 100% en sus trabajos. Pero nosotros tampoco nos queremos olvidar de los transportistas. Y es que gracias a ellos hemos podido tener llenas las baldas de los supermercados, hemos tenido los medicamentos en las farmacias o hemos tenido gasolina para llenar los depósitos. Nuestros aplausos van para ellos. Empresas como CargoLink que durante todo el confinamiento realizaron servicio de transporte de mercancías por carretera a cualquier país.

Sin embargo, como está ocurriendo en todos los sectores, también está notando el parón que vive el país y el planeta. La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) ha realizado una encuesta para saber cómo ha afectado. Según esto, las empresas del sector están registrando pérdidas de entre un 25% y un 50% de los viajes, y han incrementado los kilómetros en vacío de media un 30%, y en periodos de hibernación, se ha alcanzado el 50%. Algo que es lógico porque son muchos los sectores que han parado y no han necesitado de contratar a una empresa de transportes.

El descenso es especialmente notable en materias primas y distribución de vehículos y electrodomésticos. Por supuesto, el transporte de productos de alimentación e higiene no se han visto disminuidos, todo lo contrario. En esta encuesta no está reflejado en las estadísticas de movimiento de vehículos, consumos de combustible o utilización de peajes, ya que no dejan de soportarse esos gastos, aunque se esté circulando sin carga en viajes de retorno, por ejemplo.

Medidas de prevención

Como en todos los sectores, las empresas de transportes han tenido que amoldarse a la nueva normalidad. Y esto provoca que hayan tenido que invertir mucho dinero en medidas de prevención y de higiene. Según la encuesta realizada por ASTIC, el gasto medio que han tenido que hacer en medidas de protección para sus trabajadores ronda los 120 euros de media por empleado. Es el momento de comprar mascarillas, geles desinfectantes, guantes. Además, el cierre de las áreas de servicios de los aparcamientos provoca que se tenga que hacer un gasto extra para pernoctar.

El director general de ASTIC reconoce que hay muchos gastos que dan “directamente en las cuentas de resultados de las empresas y que contrasta con el reducido 7% de retornos en vacíos que se habría logrado previo al COVID19 gracias a inversiones en nuevas tecnologías, planificación y monitorización en tiempo real de flotas, así como mejoras en la actividad comercial”, asegura Ramón Valdivia.

Los ERTES

La palabra de moda, desgraciadamente, durante la pandemia ha sido la de ERTES (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). El sector del transporte tampoco es ajeno. Un 40% de las empresas de los encuestados por ASTIC aseguran que han tenido que recurrir al ERTE para hacer frente a la gestión de sus plantillas, sumado a un 8% que se ha visto obligado a recurrir a despidos entre sus trabajadores.

El futuro y las ayudas

Y con todos estos datos, cómo se presenta el futuro para este sector. Pues con nubarrones pero con muchas ganas de seguir adelante. No es la primera vez que se afronta una crisis y estas empresas saben reaccionar a tiempo. Sin embargo, es necesario que el Gobierno ofrezca una financiación específica. Una buena opción sería la reducción significativa de las cotizaciones sociales para poder sobrevivir. Otra buena idea es, como solicita un 44% de los encuestados, que el Gobierno de Pedro Sánchez adelantara las devoluciones por gasóleo profesional y un porcentaje similar demanda la eliminación de los peajes mientras dure el Estado de Alarma. Veremos en qué termina todo esto.

Como esta situación se dilate más tiempo sin medidas económicas sólidas de ayuda, serán muchas las empresas que estén en peligro. Pero como suele pasar en estas cosas, ellos no serán los únicos damnificados, lo será toda la sociedad que verá cómo se queda sin los que fueron sus héroes durante tres meses. Como has visto, las empresas de transportes son esenciales para el día a día de nuestra sociedad.

Deja una respuesta