Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo elegir la mejor depiladora

shutterstock_1631132017(FILEminimizer)

Eliminar el vello de cualquier parte del cuerpo se ha convertido, para hombres y mujeres, en algo más que un hábito de belleza. Ya no se trata de lucir unas piernas libres de vello en el caso de las mujeres, o eliminar ese vello facial incomodo a la vista. Desde hace un par de décadas, el pelo, solo es bienvenido en la cabeza. El resto del cuerpo debe encontrarse libre de esta protección natural del organismo. Hemos pasado de depilar las cejas para que luzcan más atractivas a eliminar todo halo de vellosidad, independientemente de su color, aspecto o cantidad. Mientras que, para las mujeres, esta rutina de belleza esta bien arraigada desde hace siglos, los hombres son unos recién llegados a esta costumbre. Sin embargo, han llegado pisando fuerte y son los primeros en acudir a centros de estética a rasurarse, depilarse o eliminar el vello con el método que más le convenga.

Que lejos queda eso de “el hombre y oso, cuanto más pelo, más hermoso”. La tendencia de eliminar todo pelo existente, es en la actualidad mas que una moda. Se trata de un hábito, convertido en rutina y costumbre. La belleza corporal pasa por no contar con un pelo de más. Da igual en que parte se encuentre, si no está en la cabeza o su parte definida de las cejas, o en el caso de los hombres, la barba y el bigote, se considera non grato.

Como de eliminar vello estamos hablando, hemos contactado con Megahogar, profesionales del sector del electrodoméstico, para informarnos sobre como elegir la mejor depiladora doméstica. En este particular, vamos a centrarnos en lo referente a la depilación de las mujeres y el las depiladoras existentes en el mercado. No por pretender discriminar a los hombres, si no por tratarse de diferentes métodos para cada caso. El vello de los hombres, es inevitablemente más duro y difícil que el de las mujeres, razón por la que las depiladoras masculinas, requieren de un artículo aparte. Sin más prolegómenos, vamos a continuar con las razones por las que es conveniente adquirir una depiladora y cuales son las opciones disponibles.

Razones para hacerse con una depiladora

Venimos diciendo que, en la actualidad, la guerra al vello es un hecho. Para la mayoría de las mujeres, este acto, es una necesidad vital, ya sea por una cuestión de aspecto o de higiene personal, es así. Tanto a nivel facial como corporal, la exigencia y el cuidado del aspecto de las piernas y axilas al ser expuestas es fundamental para causar una buena impresión y sentirse agusto con una misma.

De ahí deriva que la elección del método de depilación a elegir sea una mera cuestión de gusto. Muchas mujeres, rechazan la cera caliente por ser un procedimiento doloroso, en tanto que otras, refieren el uso de afeitadoras como algo extenuante e irritante. Como buena noticia es que las depiladoras de las que vamos a hablar, las eléctricas, pueden ser la alternativa perfecta en ambos casos.

La gran oferta de dispositivos de depilación existentes, incluyen pinzas, ceras frías o calientes, láser y electrólisis. Estos métodos y aparatos evolucionan constantemente para adaptarse a las necesidades de cada una, además de aumentar su facilidad de uso, reducir el enrojecimiento y la irritación y prolongar el periodo entre sesiones. A su vez, disminuye el dolor que ocasionaban aquellas primeras depiladoras que arrancaban el vello de raíz.

Con la llegada de las depiladoras eléctricas, el cuidado personal se ha convertido en un acto más eficiente que lleva menos tiempo. Si te acostumbras a este tipo de aparatos, se convierte en una depilación más rentable a largo plazo, permite la eliminación de vellos más cortos y con el mantenimiento adecuado, la máquina puede durar muchos años. Además, entre sesiones, pueden pasar semanas.

Hagamos un alto para definir que es en realidad una depiladora. Se trata de un aparato eléctrico, cuyo diseño se dirige a arrancar los vellos no deseados desde el folículo piloso. De forma semejante a la cera o el uso de una pinza que lo arranca de raíz, las depiladoras eléctricas, utilizan una serie de discos o resortes giratorios que atrapan el vello y lo sacan de la piel, dejándola lisa. Pueden utilizarse en cualquier zona del cuerpo, desde las piernas hasta la cara. Se trata de una solución duradera que aun siendo un poco dolorosa, a medida que se utiliza, se reduce el dolor.

Teniendo en cuenta estos aspectos, duración de la depilación, disminución del dolor a través del uso, rentabilidad y diferentes zonas de aplicación, hacerse con una depiladora es una opción nada desdeñable.

Tipos de depiladora existentes en el mercado

Dentro de las muchas posibilidades existentes en el mercado, las depiladoras eléctricas se diferencian en tres tipos diferentes, a razón de su mecanismo:

  • Depiladoras eléctricas de resorte. Las primeras que se desarrollaron fueron con este mecanismo y comúnmente eran y son utilizadas para retirar el vello facial. Este mecanismo consiste en un resorte giratorio que se flexiona de un lado, sujeta el vello y al deslizarlo sobre la piel los arranca, apretando con fuerza el toro extremo.
  • Depiladoras eléctricas de discos giratorios. Esos modelos, utilizan placas de metal o discos ajustados a la parte superior y usualmente, tiene una cubierta de plástico para protegerlos. Estas funcionan como pinza cuando dos discos sujetan el vello y lo arrancan al girar, con la fuerza del giro, el vello arrancado se desprende.
  • Depiladoras eléctricas de pinza. Este tipo de depiladoras, cuentan en su parte superior con una cabeza giratoria que contiene las puntas de las placas móviles, al deslizarse sobre la piel, gira, atrapando primero el pelo como una pinza para arrancarlo. Con este mecanismo, cabe la posibilidad de que el vello no se arranque de raíz si no que se rompa, esto sucede debido a la variabilidad en la resistencia, longitud y fragilidad del vello en las diferentes zonas del cuerpo. Cuanto más fuerte y largo, más eficaz es la máquina.

Sabiendo cuales son los diferentes mecanismos con los que cuentan las depiladoras eléctricas, solo queda añadir, en este sentido, cual es su fuente de alimentación. En este aspecto, todas se alimentan del mismo modo, puede ser mediante un cable (esto limita su uso) o mediante la utilización de baterías recargables. Actualmente, la gran mayoría cuentan con baterías de litio.

Cabe destacar la existencia de modelos Wet&Dry, que permiten su uso tanto bajo el agua como en seco. Esta característica, es propia de las depiladoras con batería recargable. Aunque es más eficaz depilarse con la piel seca, la calidez de la ducha o la aplicación de cremas o geles, reducen el dolor, la irritación y dejan la piel más suave.

En cuanto a su durabilidad, este tipo de depiladoras, pueden durar hasta tres años con un buen cuidado y mantenimiento. No hay que olvidar que se trata de un aparato eléctrico y como tal, cuentan con una vida útil determinada: el desgaste natural de las hojas por el uso y el tiempo, cabezales, baterías o cargadores, son susceptibles a los daños…

Por otro lado, en el mercado puedes encontrar depiladoras de mayor coste, no solo por disponer de las cualidades básicas de su funcionalidad, si no por ofrecer otra serie de comodidades y accesorios como los siguientes:

  • Placas con textura de cerámica para levantar el vello más fino.
  • Discos hipoalergénicos para piel sensible y fina.
  • Niveles de velocidad.
  • Masajeador para reducir el dolor.
  • Cabezal para la axila, especial para esta zona cuya piel es más sensible.
  • Tapa de ajuste que recorta el vello a la longitud óptima para la depilación en caso de que este muy crecido.
  • Tapa de hilo para reducir el dolor y la inflamación.
  • Luz incorporada que facilita distinguir los vellos más finos.
  • Guante de enfriamiento para enfriar la piel antes y calmarla después de la depilación.
  • Baterías recargables. Algunas con estación de carga.
  • Cubierta para las cuchillas, almacenamiento y cepillo de limpieza.
  • Bolsa para viajes.

Algunos pros, algunos contras

Las depiladoras cuentan con un montón de ventajas de las que vamos a citar solo algunas:

  • Bajo costo, tras una inversión inicial, puede utilizarse cientos de veces.
  • Ofrece mejor resultado que las bandas de cera fría.
  • Puede eliminar vellos muy cortos, desde cero coma cinco milímetros. No es necesario esperar a que crezca.
  • Se trata de un método seguro cuyos efectos secundarios son pasajeros y disminuyen con el uso continuo.
  • Poco agresiva con la piel.
  • Retrasa el crecimiento del vello.
  • Puede utilizarse en cualquier parte.

Por otro lado, también cuenta con algún inconveniente que cabe señalar:

  • Se trata de un proceso doloroso, como cualquier otro método de depilación.
  • Aun siendo duradero, no es permanente.
  • Persiste el riesgo de vello encarnado.
  • Existe un mínimo riesgo de infección al quedar abierto el folículo, aunque con el cuidado adecuado no tiene porque darse.
  • Lleva más tiempo que la depilación con cuchilla o afeitadora.

Con toda esta información, solo queda decidirse por este método de depilación para ir en busca de la mejor opción disponible en el mercado. A buen seguro, no te arrepentirás aunque tu vello, lo lamentará.

Comparte este post con tus amigos