3 mitos sobre el blanqueamiento de los dientes

mitos blanqueamiento fp higiene dental

mitos blanqueamiento fp higiene dental

Las afirmaciones falsas sobre la salud han superado la barrera de los años gracias a haberse convertido en creencias populares, como el mito de que hay que sudar la fiebre para bajarla o que, cuando nos sangra la nariz, debemos echar la cabeza hacia atrás para que se corte la hemorragia. Pero también nos han contado muchas mentiras sobre los dientes, algo que habrá descubierto cualquiera que haya estudiado un FP Higiene Dental.

Por ello, hoy vamos a desmentir algunos de estos mitos:

El blanqueamiento dental arruina el esmalte

Los proveedores de productos profesionales de blanqueamiento dental utilizan principalmente peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida como ingredientes activos en sus geles blanqueadores de dientes. El peróxido de hidrógeno químico (HO) es un agente blanqueador que se convierte en agua (HO) y libera una molécula de oxígeno (O) en el proceso de la reacción química. Tanto el agua como el oxígeno son componentes comunes y seguros de nuestra vida cotidiana.

Las partículas de oxígeno penetran en la superficie áspera del diente (a pesar de que parecen lisas, son microscópicamente rugosas, como estructuras cristalinas en forma de varillas) y desalojan las partículas de tinción.

El peróxido de hidrógeno “blanqueador” no es lo mismo que el blanqueador doméstico que contiene amoniaco u otros productos blanqueadores de dientes a base de ácido de gama baja, y puede ingerirse, dentro de los límites establecidos. De hecho, nuestros propios cuerpos producen peróxido de hidrógeno de forma natural.

Por el contrario, los productos ácidos sí pueden eliminar el esmalte de los dientes.

El blanqueamiento de dientes no es seguro

¡No es verdad! El blanqueamiento cosmético de los dientes con peróxido de hidrógeno ha estado en uso durante 100 años. La mayoría de los cuerpos dentales reconocidos en todo el mundo avalan el blanqueamiento dental como una práctica generalmente segura, cuando se siguen simples pasos de seguridad. Cualquier proveedor profesional de productos para blanquear los dientes incluirá las instrucciones adecuadas para el uso seguro de su producto.

Todos los geles blanqueadores son el mismo

¡No es verdad! De las dos opciones principales de gel profesional, está el peróxido de carbamida y el peróxido de hidrógeno. Ambos producen el mismo ingrediente activo de peróxido de hidrógeno, pero el peróxido de carbamida actúa más lentamente en los dientes y se recomienda su uso sólo con una luz de aceleración o para su uso durante la noche. Las concentraciones de peróxido de carbamida contienen aproximadamente 1/3 del ingrediente activo, peróxido de hidrógeno. Como ejemplo, el 35% de peróxido de carbamida es aproximadamente igual al 12% de peróxido de hidrógeno.

Debido a que el peróxido de hidrógeno es un químico inestable que reacciona inmediatamente, es más costoso de producir. Muchos vendedores sólo ofrecen productos basados en peróxido de carbamida como resultado. El peróxido de hidrógeno estabilizado, aunque es el más difícil y costoso de producir, reacciona inmediatamente al contacto con los dientes y es más adecuado para tratamientos de blanqueamiento dental de corta duración sin una luz de acelerador.