Beneficios de los videojuegos en el desarrollo de habilidades de los niños

beneficios videojuegos

Los videojuegos son una parte normal de la vida de un niño mientras crecen. Los padres a menudo se preocupan más por los peligros potenciales que por los beneficios que pueden reportar al desarrollo de habilidades de los más pequeños y que vamos a explicar en este artículo.

  • Ayuda en el desarrollo de la resolución de problemas. Los videojuegos requieren que un niño utilice su cerebro para cruzar varios niveles, lo que también ayuda a enseñar cómo resolver ciertos problemas en la vida real. El niño aprende a planificar y a tomar decisiones en función de los recursos de los que dispone y de sus consecuencias. Por tanto, sus habilidades de resolución de problemas se vuelven mejores y casi inmediatas.
  • Ayuda en la socialización. Los niños hacen nuevos amigos y juegan con ellos, ya que es más fácil trabar amistad cuando los intereses son los mismos y hay interés por un tema de conversación común. Así pues, se ayuda a los los tímidos que generalmente no socializan.
  • Ayuda a tener una competir de forma sana. A los niños les gusta competir y los videojuegos proporcionan una oportunidad segura para que puedan mostrar sus habilidades. A los chicos les encanta competir por el reconocimiento. Los videojuegos son una buena forma de competición especialmente para aquellos niños que no son buenos en deportes.
  • Ayuda en el desarrollo de cualidades de liderazgo. Los niños que participan en juegos de estrategia por equipos se suelen turnar el liderazgo, por lo que aprender a dirigir y también a seguir a otros. Esto enseña al niño a alentar y motivar a los demás para tener éxito.
  • Reúne a padres e hijos juntos. Los padres que juegan a videojuegos con sus hijos fortalecen los lazos, ya que juntos comparten experiencias y desarrollan habilidades. También ayuda a mantener una conversación fácil, donde los niños se sienten más abiertos a compartir sus problemas.
  • Estos juegos fomentan el ejercicio. Contrario a lo que pueda parecer, los niños aprenden sobre los nuevos movimientos de ciertos juegos a través de videojuegos. Podrían tratar de practicar estos movimientos más adelante en el patio de recreo.

Así pues, los videojuegos no son tan malos como los padres generalmente piensan. Si se juegan con moderación y de la manera adecuada, tienen varios beneficios sobre el desarrollo cognitivo.