Beneficios de tomar jengibre para el cuerpo

jengibre

Seguro que alguna vez has escuchado hablar de las bondades del jengibre para el cuerpo, pues son muchas las propiedades que presenta. Seguro que si vas a un nutricionista en Madrid, podrá explicarte por qué es recomendable que lo empieces a incluir en tu dieta.

Pero, por si no quieres esperar tanto, aquí te damos algunas claves y beneficios que debes conocer.

Mejora la circulación sanguínea

El jengibre goza de un alto contenido en magnesio y zinc, claves a la hora de mejorar la circulación sanguínea. Asimismo, presenta otras propiedades que inhiben la acumulación del colesterol malo en el hígado, algo que puede prevenir numerosos problemas cardiovasculares.

Asimismo, también es muy útil a la hora de reducir la fiebre y problemas de sudoración excesiva.

Potencia la absorción de nutrientes

Si ingerimos jengibre mediante cualquiera de los modos posibles, ésta nos garantiza una mejor absorción de nutrientes esenciales en el organismo. Esto ocurre gracias a que potencia la estimulación de la secreción del estómago y las enzimas pancreáticas. Asimismo, si estamos pasando una época en la que hemos perdido el apetito, podemos masticar un poco de jengibre antes de cada comida con el objetivo de estimularlo.

Previene gripes y resfriados

Desde hace siglos, esta raíz se utiliza en Asia como un tratamiento contra gripes, resfriados y otras enfermedades similares. Esto es así porque tiene propiedades expectorantes y antibióticas que actúan contra dichas dolencias. De este modo, el té o la infusión de jengibre pueden ser tus mejores aliados.

Mejora la digestión

Cuando sufrimos una inflamación estomacal, el jengibre también nos puede ayudar. Del mismo modo, reduce los gases intestinales, combate y previene el estreñimiento y contribuye a una mejor digestión.

Alivia dolores articulares

Las propiedades antiinflamatorias que presenta el jengibre reducen el dolor de las articulaciones que pueden ser producidas por la tendinitis, la artritis y la artrosis, entre otras. Por ejemplo, cuando nos hacemos una torcedura y se inflama la articulación, una infusión de jengibre puede ser una buena idea para reducir la inflamación y, por ende, el dolor.