Consejos para empezar a correr

correr

Cultivar el cuerpo puede ser tan importante como cultivar la mente. Y no hablamos de la necesidad de contar con un cuerpo musculado; simplemente, con estar en buena forma y mantenernos en un peso adecuado.

Tampoco es necesario que salgas a correr a diario y que lleves contigo una caja de Progen; sin embargo, el running es un deporte al alcance de cualquiera, que no requiere de grandes inversiones de tiempo ni de dinero.

Sin embargo, tampoco puedes empezar a correr sin más, sin haber pensado en nada. Así que te traemos algunos puntos a tener en cuenta:

Establece metas realistas

Como principiante, primero debes anotar algunos objetivos a corto plazo que puedas lograr fácilmente. Pueden ser tan simples como entrenar durante cinco minutos más cada día. Aprovecha estas pequeñas victorias para tener una sensación de logro antes de establecer metas a largo plazo.

Corre con los zapatos correctos

Para un deporte que depende de pies saludables, un par de zapatillas de calidad es el engranaje más importante que necesitarás. Ve a una tienda especializada y pide recomendaciones. Recuerda que el zapato debe ser tu talla, debe resultarte cómodo y estar hecho de unos materiales que permitan la transpiración y que amortigüen el impacto.

Corre con la ropa adecuada

Seguro que no se te ocurriría salir a correr en camisa o en traje. Pero tampoco debes optar por otro tipo de prendas que no sean hechas de poliéster o materiales sintéticos similares que sean capaces de eliminar el sudor y te permitan ir con mayor comodidad por tu recorrido.

En el caso de las mujeres, por ejemplo, un sostén deportivo siempre será la mejor opción, que permitan una buena sujeción y proteja su piel de irritaciones.

Hidrátate antes de correr

Mantenerse hidratado es fundamental para el rendimiento de carrera y, lo que es más importante, para prevenir enfermedades relacionadas con el calor. Bebe agua a menudo durante el día. La deshidratación en los corredores puede causar fatiga, dolores de cabeza, disminución de la coordinación y calambres musculares.

Estira antes y después de tu carrera

Algunas investigaciones sugieren que los estiramientos estáticos de los músculos fríos pueden causar lesiones. Por ello, debes realizar estiramientos para calentar antes de echar a correr. Y enfría después de correr de la misma manera para ayudar a mantener un rango saludable de movimiento en tus articulaciones y prevenir que se tensen los músculos.