Evita subir de peso estas vacaciones

El buen tiempo ya está aquí y, con él, se acercan las vacaciones de la mayoría de los trabajadores. Esa época estival de descanso tan apreciada y, a la vez, tan temida por aquellos que se preocupan por su peso. Desde los que deciden apuntarse al gimnasio sólo en esta época y combinarlo con complementos alimenticios, hasta quienes pierden el control y se abandonan ante helados cargados de azúcar y copiosos platos del destino de vacaciones escogido.

Sólo debes tener un cierto cuidado a la hora de comer. Por este motivo, aquí tenemos algunos trucos para que cuides lo que ingieres durante tus vacaciones y, en general, en el periodo estival:

Evita la comida rápida

No vayas a estos restaurantes con asiduidad, dado que sus alimentos contienen muchas calorías, una gran cantidad de grasa saturada, azúcar y harinas refinadas. En su lugar, tal vez prefieras optar por restaurantes locales de la zona: seguro que tendrán una oferta más sana y, a la vez, contribuirás a la economía de la ciudad.

No a los refrescos azucarados

Parecen la bebida ideal para días de calor, pero lo cierto es que estarás añadiendo un montón de calorías y azúcar innecesarias a tu organismo. Si te aburre tomar agua, pide que te la sirvan con limón y hielo. El té helado con estevia es otra opción.

Tu capricho, en pequeñas porciones

No tienes por qué privarte siempre de lo que te apetece, pero controla la cantidad. Puedes compartir con alguien un plato que no deberías comer por su alto contenido en sal o calorías, o bien, si tienes la oportunidad, consumir una pequeña ración. Por ejemplo, si quieres chocolate, come una onza del más puro posible.

Pan integral

El pan siempre está ahí para recordarnos que acompaña perfectamente a, prácticamente, cualquier plato. Si no puedes evitar comerlo, asegúrate de que sea pan de trigo entero o de centeno, o bien, integral.

Fruta como postre y merienda

En verano, la fruta fresca apetece mucho, como la sandía, el melón, el mango o la papaya. Por ello, consúmela como postre o merienda, en lugar de optar por prefabricados e hipercalóricos. Si lo prefieres, puedes optar por un yogur desnatado.

Si sigues estos consejos al pie de la letra, evitarás subir de peso este verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *