Actividades que se celebran el Día Mundial del Libro para niños

Aunque el 23 de abril es el día en el que actualmente celebramos el Día del Libro, en un principio se constituyó para ser celebrado como día mundial el 7 de marzo. Esta celebración persigue acercar los libros y sus autores al público general, tanto adulto como infantil; así como promover y fomentar la lectura.

Nuevas formas de aprendizaje

Parece que el propósito de este día cobra cada vez más importancia, si se tiene en cuenta la creciente incidencia que tiene el mundo tecnológico sobre nuestra vida cotidiana, especialmente entre los más pequeños. Los niños cada vez aprenden más con videos y otros recursos que ofrece el mundo sin fin que es Internet, lo que deja a los libros en papel en un segundo plano y cada vez más olvidados. La ventaja de esto es que el aprendizaje se puede actualizar rápidamente en los currículos educativos, pero la desventaja es que los libros nunca se usan realmente, y las novelas importantes no llegan a ser leídas por las jóvenes generaciones.

El Día Mundial del Libro ofrece a los niños la oportunidad de tener su propio libro, algunos incluso sin necesidad de pagar por ello, pues son muchas las asociaciones y movimiento ciudadanos (como el famoso bookcrossing) que promueve el intercambio y reparto de libros de manera altruista. También son muchos los editores y los libreros se han unido a esta iniciativa para proporcionar a los niños la posibilidad de obtener su propio libro.

El Día del Libro en las escuelas

Para celebrar este día, también son muchas las escuelas que aprovechan la semana previa para realizar actividades en torno a novelas clásicas y otros libros contemporáneos escogidos por los estudiantes, de modo que tanto El Quijote como Harry Potter encuentran su oportunidad para acercarse a los jóvenes lectores. Se hacen recitales, representaciones teatrales, manualidades, e incluso concursos de disfraces que giran en torno a una temática literaria común y a sus personajes favoritos. Esta semana, enmarcada en el cuadro educativo, también persigue animar y guiar a los estudiantes que quieran dar sus primeros pasos como escritores.

Todas estas celebraciones son solo algunas de las muchas actividades que el Día Mundial del Libro tiene para ofrecer a los niños, que si bien no se pretende que dejen de lado las nuevas tecnologías, sí se busca que encuentren un rato diario para sumergirse en la lectura del papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *